Complicidad.

Ella lo toma por la mano. Él voltea a verla, al sentir el calor de su piel y le dedica una mirada tierna y una sonrisa. Cuando siente que se van a perder en sus miradas, se devuelven a la realidad ante la presencia de su amigo. Cómplices. Los dos miran de nuevo al amigo que se encuentra sentado frente a ellos, y él sonríe nada más. Brinda con la cerveza sin decir cosa alguna. Golpes de cascos.
Ella le cuenta al amigo acerca del choque en el que estuvo involucrada la semana pasada. El amigo escucha con atención y un poco de preocupación. Ella hace bromas, dando a entender que está relajada y que sólo quedó en una impresión muy fuerte. Él interviene en un par de ocasiones para completar las frases en que ella se queda sin vocabulario. Él aprieta la mano de ella, para hacerle sentir que está cerca. Ella está tranquila. Cómplices.
Él recuerda alguna historia de antaño, que se relaciona con los chistes de ella. Lo platican al amigo, entre risas y más bromas. Ella le pregunta algo al amigo. El amigo no responde y se queda dubitativo. Pensante, con un dejo de tristeza en los ojos.
Ella le dice al amigo "Qué triste es dejar de luchar por lo que amas, no lo hagas". El amigo le contesta: "No tiene caso ya". Él pregunta "¿Quién te lo dijo o cómo lo sabes?" El amigo responde: "No lo sé, lo he visto, así lo siento". Ella le aconseja: "Pero no lo sabes... no lo sabes por cierto. Yo digo que siempre hay que llevar el intento hasta sus últimas consecuencias, saltar al orgullo y tener templanza". Él se siente orgulloso de Ella. Cómplices.
Ella voltea a verlo a Él. Los dos se miran con ternura.
Son cómplices en una gran mentira. Por años y años. Como siempre.

MATH.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Y el tan esperado comentario por fin llegó. Cuando lo leía pensé que te había contado esa última noche que estuve con él. Recordé con exactitud cada mirada, cada roce cada palabra, a la que no le había encontrado una palabra para explicarlo y tú la encontraste: COMPLICIDAD, ese código que manejas con la persona que amas, con la persona que has decidido que este ahí por mucho tiempo. Gracias por ponerle nombre a eso que no podía explicar. Sabes después de leer eso reafirmé que quiero volverme a enamorar. Vale la pena

Mathob dijo...

Noooo.... soy tu FANS... de verdad... Te quiero, amiga... Y me saca de onda saber cosas de las cuales me diste bien poca información... Ojalá algun día yo tenga esa complicidad... se me antoja harto...

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

¿Permiso?

Licencia Creative Commons
Yo no sé ni para qué tengo un Blog por Edna Beatriz Cruz Miranda se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-Licenciamiento Recíproco 3.0 Unported.
Basada en una obra en noseniparaquetengounblog.blogspot.com.

Yo

Mi foto
En 1983 empezó la más extraña de las experiencias. Ahora no me puedo zafar de ella aunque quiera... es como una adicción... Audiovisual, sentimental reprimida, risueña, necia, bromista mala onda pero nunca mala copa ("El que se lleva se aguanta") y en espera de hacer siempre las cosas bien. I'm a good girl after all.

Math's OST

Followers


Recent Comments