Mamá Rosa.

Me quedaba a dormir en casa de Mamá Rosa. Yo tenía menos de 7 años. Me acostaba junto a ella y le pedía que me contara un cuento antes de dormir. (Hasta mucho tiempo después me di cuenta de que siempre me contó la misma historia pero con palabras diferentes... su cuento de los osos que alcanzaban estrellas y tenían familias felices).

Nos dormíamos temprano. (Creo que sólo en su casa he podido dormir temprano). Mamá Rosa me despertaba a las 5 a.m., me sacaba de la cama a regañadientes y me llevaba ya lista a la cocina a recoger una bolsita de alpiste. Yo sonreía cuando la ponía en mis manitas.
Nos ibamos caminando de su casa, que estaba por Metro Copilco, hasta Coyoacán, platicando mucho... me contaba muchas historias de juventud y muchos recuerdos que ella tenía. Me decía lo grande que podía llegar a ser yo.
Caminábamos al centro de Coyoacán, justo frente a la iglesia. Ella entraba a misa, pero antes, me pedía que sacáramos la bolsita de alpiste y alimentáramos a los cientos de palomas mañaneras de Coyoacán (antes eran más las que sobrevivían y no eran radioactivas).
Me llenaba de risa ver volar a tantas palomas alrededor. Como si fueran a saludarme (cuando en realidad tenían solamente hambre las malditas).
Mamá Rosa iba a misa mientras yo veía los corazones colgados en la tabla de las plegarias (hasta la fecha no sé exactamente qué son. Mamá Rosa me explicó N cantidad de veces y nunca puse atención... la religión no es lo mío).
Salíamos de la iglesia y nos ibamos por un tamal para Mamá Rosa. Yo era muy picky con la comida (ya la verdad es que hasta ahora casi no me gustan los tamales, pero lo compenso comiendo [de más] todo lo que no comía cuando niña flacucha). Lo que si compraba Mamá Rosa para mi, era un atole de fresa. La señora de los tamales de Coyo tenía el mejor atole de fresa de mi corta historia. Y me lo bebía con el cereal del desayuno.
Ese desayuno llegaba cuando, habiendo regresado caminando tooodo el trayecto, me sentaba en la mesita del desayunador en una silla alta (donde me colgaban los piecitos), y me ponía a platicar con el loro de Mamá Rosa.
A ella le divertía en exceso la manera en que el loro y yo peléabamos a veces. Después del desayuno, salíamos a arreglar su enoooorme jardín (no exagero... era gigantesco el jardín... de menos unos 500 m2 de flores y plantas).
Yo corría por aquí y por allá. Y ahí recibíamos también visitas. Mi tía Zucarita por lo general, con su marido. Mi tío Shrek con su cámara Reflex nueva y reluciente. Mi tía Camionetísima que apenas estaba en Derecho en la UNAM.
Posábamos para miles de fotos juntos y todos se divertían escuchándome hablar cosas de niña.
Mamá Rosa hasta la fecha me dice en secreto: "Tu eres mi hija más pequeña... shhhh"....
...
...
...
...
...
...
...
Creo que este es uno de los primeros recuerdos completos que recupero de mi niñez.
ENHORABUENA.
Buenas.
MATH.

6 comentarios:

irving ricardo dijo...

Exacto, enhorabuena, igual de tierna ahora que de pequeña. Buenos días, buenas tardes, buenas noches...

La de la mochila azul dijo...

mierda.... será que ando muy sensible pero casi chillo con ésta entrada, real. Afortunada tú que tienes recuerdos ya sean buenos o malos, afortunada tú que no ves hacia atrás y pareciera como si hubieses nacido el lunes pasado, esto que te digo es real, de verdad envidio tus recuerdos, yo no tengo ninguno ni los malos aún. Lo único que yo sé de la abuelas es lo que ella me contó y ésta es una historia de cuando dormí con ella y que era muy pequeña, desperté en la noche y simplemente me le quedé viendo con los grandes ojotes que tenía de chiquita. La abuela despierta y en la obscuridad sólo ve mis ojos y se asusta y dice "AAAAY EL CHUCKYS!!!"... ésto, que es lo que me contó, es lo único que tengo, no es mucho, pero a ello me aferro.

...Mejor pongo un seudónimo aquí dijo...

awww q bonito!!!

jijiji, tus tios tienes nombres bien padres... a mi cuarta hija le voy a poner "seudonima" para que sepa lo que es originalidad!!

un beso =)

Mathob dijo...

HAHAHAHA... TE QUIERO.... BUENOS DIAS, TARDES, NOCHES...

Mathob dijo...

SI ERES LA DE LA MOCHILA AZUL, SEGURO TE ACUERDAS DE MAS COSAS.... YO APENAS LAS VOY RECUPERANDO Y ME CUESTIONO QUE TNTO QUIERO HACERLO

Mathob dijo...

HAHAHAHAHA PARA QUE LA SOBRINA LE DIGA TIA SEUDONIMAAAA.... JIJIJIJ
BECHO

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

¿Permiso?

Licencia Creative Commons
Yo no sé ni para qué tengo un Blog por Edna Beatriz Cruz Miranda se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-Licenciamiento Recíproco 3.0 Unported.
Basada en una obra en noseniparaquetengounblog.blogspot.com.

Yo

Mi foto
En 1983 empezó la más extraña de las experiencias. Ahora no me puedo zafar de ella aunque quiera... es como una adicción... Audiovisual, sentimental reprimida, risueña, necia, bromista mala onda pero nunca mala copa ("El que se lleva se aguanta") y en espera de hacer siempre las cosas bien. I'm a good girl after all.

Math's OST

Followers


Recent Comments