Bad memories...

Verlo tomar una cerveza era dibujar un signo de admiración en mi rostro... No porque me encantara observarlo bebiendo... sino porque sabía que esa noche iba a terminar aburrida y somnolienta a las 10 de la mañana sin manera de regresar a casa porque no le pasara nada solo.
Me gustaba mucho acompañarlo con sus amigos, pero me fastidiaba de manera exorbitante sus infinitas conversaciones con un alto nivel de competencia en el subtexto, acerca del alcohol.

-"La última peda que me puse, creo que terminé cogiendo con una vieja que estaba bien buena, y vomitando en la calle... No supe cómo llegué a mi casa, soy un verdadero aguantador..."
*Math sonriendo como si de verdad le hiciera gracia, pero en realidad pensando: "Boooring!!!!"*

-"¿Por qué tan seria, Math? Si estás triste, deberías chingarte una chela con nosotros... ¡ándale, te sirvo!"
*Math agradeciendo y negando con la cabeza, sin decir: "Me hubieran dicho que había que comportarnos como en la prepa, cubriendo con drogas, alcohol o cualquier tipo de placebo el dolor que traemos por dentro"*

-"Emergenciaaaa.... el alcohol se está acabando y todavía no ando ebrio..."
*Speechless Math, a quien nadie le comunicaba que el fin de la noche era terminar llorando, peleando o sacando el verdadero yo en el suelo*

-"Mi amoooorrrrttsssss.... hic..... tu eres la madreeee de missssh hijooooossshhhh.... hic...."
*Si, mi vida... si..... Math sonreía de nuevo, tratando de ser indulgente*

No soy una mustia, no me espanta y no voy a negar que también tomo... Pero desde muuuucho tiempo atrás, no es el objetivo de mi vida... ni me vuelve en la persona que desearía ser... ni me ayuda a mejorar o a sentirme mejor, ni a arreglar mis problemas...
Si tomaba, tomo o tomase, es por mera diversión y sin caer en una borrachera pendeja... (está padre once in a blue moon sin terminar inconsciente, pero como estilo de vida... sin palabras).
Él y sus amigos se empecinaban en realizar el ritual cada fin de semana... y si era posible, hasta más seguido. Él y yo nos emborrachamos por placer juntos en algunas ocasiones... luego era cosa de sacarlo casi a rastras, volviéndome pilar de los dos... hasta que dejé de ir y preferí salir por mi lado. Así lo conocí y sabía que no lo iba a cambiar. Hasta que no aguanté más.
Me rompía el corazón ver cómo mi héroe de película, tan prudente y serio, se convertía en el Mil Chistes o en el Señor Simpatías... tan inoportuno, incoherente y "deshinibido".
Me decepcionaba cada vez que llegaba a nuestras citas en plena cruda, si es que no lo hacía en estado etílico aun... Si es que llegaba, en realidad.
¿Cómo es que me pedía que tuviéramos un hijo así? ¿Cuando yo ya iba veinte pasos más adelante que él? ¿Cuando sus borracheras me daban horribles deja vús?
No es referencia, ni estoy juzgando, ni nada por el estilo. Sólo me acordé esta semana y me dio un escalofrío...
...Adiós tristeza... Hola botella de licor...
MATH.

4 comentarios:

Victor Léycegui dijo...

Llegue al final de este texto ya con lágrimas en los ojos y el corazón chiquito. Fueron varias las relaciones que desmadré por mi manera de beber y mi dependencia enfermiza a los amigos. Sólo te puedo decir que sea quién sea ese del que hablas, lo más probable es que no se entere de lo que pasó sino hasta añgún tiempo después. Esa enfermedad que describes en realidad es ciega. Perdónalo si puedes porque, neta, no sabía lo que hacía. No lo conozco, no tengo la menor intención de defenderlo, pero sé que está sufriendo un chingo y nisiquiera sabe porqué.

Mathob dijo...

Pues no tenemos contacto directo, pero lo que me dicen de el no me alienta mucho y me hace el corazon cachitos....
Ojala estuviera cerca...
=(
Graxx por darte una vuelta...

Victor Léycegui dijo...

No necesitas estar cerca para poder perdonar, dar amor y recordar sin que el corazón se haga cachitos.
Cámbiate de lugar, sana dentro de ti los rencores, comprende lo que él ni siquiera puede ver, cura tus heridas y entonces lo estarás ayudando como nadie lo ha hecho.
Perdónalo siendo feliz, viviendo una vida plena, trascendiendo, enamorándote de otro hombre, confiando en los seres humanos una y otra vez a pesar de los errores; perdónalo olvidándolo.
Si algún día logra sanar, él sabrá cuánto lo amas y tendrá un gran regalo al verte en una vida plena, sabiendo que el daño que te hizo no fue tan grande, será feliz igual que tú.
Todo esto te lo digo a ti queriendo decírselo a las mujeres que dañé. Mi única intención es expulsarlo y sanar. Si algo de esto te sirve, tómalo, que viene desde lo más profundo de mi ser.

Tocaste una fibra muy sensible dentro de mí y te lo agradezco y quisiera pedirte perdón por todo lo que le hice a las mujeres de mi vida, esperando que se lo otorgues a quien te dañó a ti.

Mathob dijo...

Perdonado está desde el primer día en que empecé a recordarlo con una sonrisa...
Hace ya años...

Ojalá algún día se cure como tu hiciste a bien hacerlo...

Vas ya mil pasos adelante,
te mando un abrazo gigantesco.

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

¿Permiso?

Licencia Creative Commons
Yo no sé ni para qué tengo un Blog por Edna Beatriz Cruz Miranda se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-Licenciamiento Recíproco 3.0 Unported.
Basada en una obra en noseniparaquetengounblog.blogspot.com.

Yo

Mi foto
En 1983 empezó la más extraña de las experiencias. Ahora no me puedo zafar de ella aunque quiera... es como una adicción... Audiovisual, sentimental reprimida, risueña, necia, bromista mala onda pero nunca mala copa ("El que se lleva se aguanta") y en espera de hacer siempre las cosas bien. I'm a good girl after all.

Math's OST

Followers


Recent Comments