De recuerdos al azar...

Llevaba algunos minutos despierta, observándote dormir muy profundamente.
Sin abrir los ojos, despertaste apretándome contra ti y besando mi frente.
-¿Qué hora es?-
-Es bien tarde... pero quisiera quedarme en cama contigo todo el día-, contesté.
Tus brazos se sentían más fuertes que de costumbre. Y tu sonrisa era más grande aun.
En un destello de remembranza, pensé que habías cedido bastante la noche anterior. Supe de tu gran esfuerzo y del brillo de tu corazón. Ésa mañana atiné a abrazarte y decirte lo mucho que significabas en mi vida. Sólo eso.
-Ya tengo que irme, hermosa-, dijiste.
No estabas conciente del peso de tus palabras.
-Ya lo sé.-
Y nos preparamos para salir entonces.
Sabía que sería la última vez, aun cuando tu no estuvieras al tanto de ello. Sabía de tu camino por evitar caer más profundo (...Falling in love... over and over...) y que te irías pronto.
Sabía todo desde el principio y no me asustaba. Sabía de lo mucho que me lastimarías sin saberlo tú... y asentí.
Lloré por tres noches seguidas cuando terminó de suceder. Un abandono no-premeditado pero si muy esperado. Lloré amargamente, de corazón y con el raciocinio a la mano.
Me vanagloriaba de haber sufrido un corazón roto, pero en realidad no había dimensionado las cosas. Realmente aprendí lo que duele una ruptura del corazón en esta ocasión. Pero ya no tenía quince años y la aceptaba con honor... con el mismo honor con que te recibí a sabiendas del final.
Me enseñaste a aceptarte con todo y defectos, siendo el mayor precisamente lo que te alejaba de mi camino. El miedo a ver tu corazón en pedazos. Justo como estabas dejando el mío.
Y antes de partir, te lo dije, desde el fondo de mi alma y con un saco lleno de sinceridad en polvo lunar: "Acuérdate, estés en donde estés, que siempre estoy yo aquí para ti...".
No lo comprendiste en ese momento y te limitaste a sonreir.
"Hubiera dado todos los cachos de mi alma quebrada por sólo 5 minutos."
Me di la vuelta y te solté... por lo menos te solté de donde te tenía conmigo. No te retenía... estabas aquí por gusto.
La magia fue cuando te vi nuevamente... con una sonrisa de cómplice en los labios y un nexo eterno del que nunca escaparemos.
Te quiero, amigo.
Hace tanto tiempo ya...
MATH.

posted under , , , , , , |

5 comentarios:

Andantte dijo...

Leerte en horas de trabajo no ha resultado tan bien..
uno no puede dejar escurrir esa lágrima traicionera que asoma al imaginarme a mi en mi propia alma partida en pedazos...

cada uno vive su propio drama creo, unas veces más consciente que otras, unas veces más real que otras..
y unas, como en esta ocasión, más compartido que otras...

además, ya luego lo pienso, es bien curioso como las historias se parecen, y es bien curioso porque derrepente parecen historias que nunca se juntan, que no tienen cercanía pero que sin embargo suenan tan iguales...
que da miedo.

Un abrazo patito.

Alma Rebecca Yañez dijo...

Todos tenemos historias asi, la mia fue parecida a la tuya, y en verdad que me llego al alma, felicidades por esa forma de escribir tan profuna e intensa, definitivo mi blog aun le falta mucho, pero con ejemplos como el tuyo dan animos de seguir.

thatianha dijo...

He llegado aquí por casualidad. Pero me he aprendido el camino para volver.

Me gusta mucho

:)

diosnegro dijo...

muy fregón!

que bizarro es darse cuenta de que existe mucho miedo a ser feliz...

Mathob dijo...

MIL MIL GRACIAS POR SUS COMENTARIOS...
La verdad es que si... parece que hay fórmulas para esto de las relaciones intrapersonales.... pero no las hay... Todo se parece pero nunca deja de ser diferente.
Q raro...
Besazos masivos

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

¿Permiso?

Licencia Creative Commons
Yo no sé ni para qué tengo un Blog por Edna Beatriz Cruz Miranda se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-Licenciamiento Recíproco 3.0 Unported.
Basada en una obra en noseniparaquetengounblog.blogspot.com.

Yo

Mi foto
En 1983 empezó la más extraña de las experiencias. Ahora no me puedo zafar de ella aunque quiera... es como una adicción... Audiovisual, sentimental reprimida, risueña, necia, bromista mala onda pero nunca mala copa ("El que se lleva se aguanta") y en espera de hacer siempre las cosas bien. I'm a good girl after all.

Math's OST

Followers


Recent Comments