Madrugadas.

Entras a mi habitación sin saludar. Como si nunca te hubieses alejado, con paso desinteresado pero compasivo al mismo tiempo.
-Te pasa de nuevo, ¿cierto?-, musitas entre susurros ahogados en el espasmo de mi silencio.
Sabes que he tenido miedo otra vez. Que las voces no pueden estar quietas. Que la oscuridad me invadió anoche. Que he tenido que fingir tranquilidad... de nuevo.
-No entiendo. Prometiste que me cuidarías de ese monstruo eterno. Dijiste "pase lo que pase" y una parte de mí, sigue asustada en el suelo.-, reclamé sin pretender hacerlo.
-¿Recuerdas nuestra última conversación? Te pedí que respetaras tus propias decisiones. Estoy ayudándote a hacerlo de alguna forma.
-Y lo he intentado con todo el corazón. Ayer simplemente sentí que hiciera lo que hiciese, no va a ser suficiente. Que nunca nadie me leería como tú lo haces. Que me dejaría morir en el conformismo de mi situación cíclica.
Diste tres pasos hacia la puerta. Yo no sabía cómo reaccionar y sentí la necesidad de ir tras de ti y olvidarme de lo que pasaba allá afuera. Sin embargo quedé estática.
-¿Recuerdas el tamaño de mis alas cuando todo esto comenzó?-, preguntaste triste.
-Yo sigo viéndolas cada noche en mi ventana.
-No las siento más.-, dijiste. Casi sentí cómo acallabas una lágrima roja que nunca conoció el exterior.
-Curioso que reconozcas las palabras al amanecer, y pésimo es que ninguno quiera repetirlas.
-Lo sé. El sendero es muy diferente.
-Recuerda siempre el camino. Es lo único que te pido.
No quisiste volver la mirada y yo no quise llorar más. Te dirigiste a la ventana para evitar el arquetipo de la puerta. "Puede haber terminado, pero no se detiene aquí". Volaste como lo has hecho todo este tiempo y yo desperté.
MATH

No hay comentarios:

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal

¿Permiso?

Licencia Creative Commons
Yo no sé ni para qué tengo un Blog por Edna Beatriz Cruz Miranda se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-No Comercial-Licenciamiento Recíproco 3.0 Unported.
Basada en una obra en noseniparaquetengounblog.blogspot.com.

Yo

Mi foto
En 1983 empezó la más extraña de las experiencias. Ahora no me puedo zafar de ella aunque quiera... es como una adicción... Audiovisual, sentimental reprimida, risueña, necia, bromista mala onda pero nunca mala copa ("El que se lleva se aguanta") y en espera de hacer siempre las cosas bien. I'm a good girl after all.

Math's OST

Followers


Recent Comments